Fernando empezó a entrenar tenis de mesa a los 12 años, un poco tarde para los que conocemos la dificultad de este deporte. Sin embargo, esto no fue impedimento para él. Su golpe de derecha y su velocidad de piernas eran sus principales fortalezas. Representó al país y a su región en los Juegos Trasandinos y se convirtió un referente en la región sur del país.

Tuvo partidos memorables con reconocidos jugadores del país. Jeffrey Valdivia, Angel Suca y Aldo Ramos fueron sus eternos rivales en la mesa, pero fuera de ella se consideraban hermanos. Además Fernando fue pieza importante para que surja la figura de Renzo Zeballos en las categorías de menores, siempre con la sencillez que lo caracterizaba.

Tuve el gusto de conocer a Fernando en el Campeonato Nacional del año 2017, en el mes de Diciembre. Jugamos la final por equipos contra el departamento de Puno. Fernando disputó su partido de “Singles” contra el entonces capitán del seleccionado nacional Bryan Blas. Sí bien el triunfo fue para Bryan, Fernando no se achicó en ningún momento y además de robarle un set nos dejó sorprendidos con la madurez de su juego y su valentía para atacar.

Luego del partido me lo presentó su gran amigo y entrenador Edwin Ortiz, quien ya me había hablado de Fernando y de su proyección como atleta. La primera impresión que tuve de él, fue la de un chico noble y sencillo. Podías ver en sus ojos que estaba enamorado del tenis de mesa.

La noticia de tu partida fue un duro golpe para todos los que te conocimos. Sin embargo, tus amigos del tenis de mesa te recordarán siempre no solo como el gran jugador que fuiste, sino también por tu humildad y sencillez como persona, cualidades que hoy en día son difíciles de encontrar. Gracias Fernando.

César Luque

Spread the love
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *